Tip 30: Libérate de la envidia y disfruta de las alegrías ajenas.

La Guía Fácil: 50 tips para Mejorar tus Relaciones” by Antonio Fuentes

Como-evitar-que-la-envidia-y-los-celos-arruinen-tu-vida-1

La envidia es una declaración de inferioridad. Quien la sufre (si, la sufre) está en permanente lucha por ser el mejor o, visto de otra forma, porque no se note que los demás están, según su criterio, por encima de él.

Como casi siempre, el lenguaje determina el enfoque o viceversa: “Tu situación es envidiable”, “Envidio tu buena salud”, “Mis compañeros de trabajo me envidian“…

El pensamiento “los otros siempre me ganan” les amarga la vida a los envidiosos y les obliga a competir de forma patológica con todo aquel que se cruza en su camino. La dependencia que tienen de la opinión de los demás les hace tener todas las de perder.

El diálogo interior que permite a cualquiera calibrarse y celebrar sus logros, es inviable en el envidioso. Él está obligado a mirar a su alrededor y ver qué han conseguido los demás para después valorarse. La comparación es su referencia vital. Si alguien mejora en el trabajo o consigue tener una relación feliz de pareja, el envidioso recibe una patada en el estómago…de su autoestima. Por eso, celebra los fracasos de los demás. También, sufre por no tener el pelo rizado/liso de la amiga o el coche pequeño/grande del amigo, o porque un familiar sigue fumando/ha dejado de fumar…¡Sufre por todo!

update-1672356_640

¡Envidia sana, sí!

El reto para el envidioso es aprender a gestionar el éxito y el fracaso, esa es su gran asignatura pendiente: No necesitar pavonearse ante los demás cuando triunfa, o vengarse de quienes supuestamente le superan. Y, después, cambiar el sentimiento de rencor por uno de superación y empuje.

¡Disfrutar de las alegrías ajenas es uno de los ingredientes de la felicidad!

Si nos lo proponemos, la envidia puede ser un magnífico motor para mejorar en la vida; porque, bajo las capas de negatividad, hay un sentimiento de admiración muy intenso hacia la persona, acción, pensamiento u objeto envidiado.

Cuando no es patológica, la envidia puede ser un excelente impulso para la autosuperación: En el caso de los adolescentes, por ejemplo, querer escribir como Arturo Pérez Reverte o viajar como el astronauta Pedro Duque, puede ser determinante y motivador.

La envidia “sana” puede ser generada también por ese compañero de trabajo tan optimista o por el amigo que se ha ido a vivir al campo para ver cumplidos sus sueños.

Te invito a disfrutar y mucho del siguiente vídeo con Rafael Santandreu, seleccionado para ti con toda mi intención “muy envidiosa y cognitiva”, con un mensaje muy claro: “Ser envidioso es normal….pero gestiónalo, joder

¿Puedes? ¡Ponte a Ello!, ¿No puedes? ¡Te Ayudo!

Recuerda: Puedes solicitar tu 1ª sesión, On-Line o presencial gratuíta y realizamos tu Viaje Interior: AutoConocimiento (¿quién eres? ¿qué aportas? ¿qué te sucede?), AutoMotivación (¿qué te impulsa? ¿cuales son tus movilizadores? ¿qué pretendes?) y AutoRegulación (¿cómo tomas decisiones? ¿qué criterios aplicas para decidir tu vida? ¿Cuáles son los filtros de lo que aceptas o no aceptas, buscas o no buscas?) y tu viaje exterior (¿Cómo te relacionas? Escucha Activa, Empatía, Asertividad, Diálogo Enriquecedor) con Inteligencia Emocional y PNL. Después, te envío una “radiografía personal” y una propuesta de trabajo compartido (temas, tiempos y costes) para lograr tus objetivos.

Ahora, puedes aportar tu granito de arena y cambiar para cambiar el mundo: Comparte, comenta, suscríbete, reflexiona, actúa…¡Haz algo!

¡Saludos y Energía Positiva!

Anuncios