Publicado en Desarrollo

¿Auto-Conocimiento? Tú puedes!

 

self-awareness

El autoconocimiento, primera aptitud de la Inteligencia Emocional, es fundamental y más en los tiempos en los que nos vemos inmersos. En estas letras quiero transmitir la importancia de conocernos, saber cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles. Conocer los objetivos que tenemos y las herramientas para conseguirlos. Este es el primer paso para lograr lo que nos propongamos.

El ser humano ha demostrado una gran capacidad para comprender todo tipo de realidades (las leyes del universo o los mecanismos celulares) e inventar sofisticados artilugios para mejorar las condiciones de vida. No obstante, no hemos sido tan eficaces a la hora de comprendernos a nosotros mismos.

Cuando aprendemos a conocernos, en verdad vivimos” (R. Schüller)

El autoconocimiento es conocer las partes que componen el Yo, cuáles son sus manifestaciones, necesidades y habilidades; los papeles que vives como individuo y a través de los cuales eres persona; conocer por qué y cómo actúas y sientes. Al conocer todos los componentes del “Yo Integral” (Físico, Psíquico y Social), que desde luego no funcionan por separado sino que se entrelazan para apoyarse uno en el otro, lograrás tener una personalidad fuerte y unificada; si uno de estos componentes funciona de manera deficiente, los otros se verán afectados y tu personalidad será débil y dividida.

La idea fundamental del autoconocimiento indica la capacidad de entender quiénes somos y por qué actuamos de una manera determinada. Ante estos interrogantes, no hay una respuesta sencilla. De hecho, el autoconocimiento es una especie de enigma, ya que no resulta fácil conocer por nosotros mismos cuáles son nuestras habilidades y carencias. A pesar de esta dificultad, hay filósofos y psicólogos que han reflexionado sobre el autoconocimiento.

El autoconocimiento según Sócrates y Freud

Sócrates vivió en Atenas en el siglo V a.c.. Su vida y sus reflexiones son conocidas a través de uno de sus discípulos, Platón. Sócrates expresó una idea muy concreta sobre el autoconocimiento: “conócete a ti mismo”. Se trata de una propuesta, un reto. Propuso que si queremos llevarnos bien con nosotros mismos tenemos la necesidad de hacer un análisis interior profundo. Dicho con otras palabras, hemos de realizar un ejercicio de autoanálisis para no engañarnos sobre nuestra propia persona, nuestros deseos y aspiraciones.

Freud es un pensador del siglo XX y el padre del psicoanálisis. En relación con el autoconocimiento, hizo una profunda reflexión. Su tesis principal afirma que no podemos acceder a la verdad sobre nosotros de una manera puramente racional, porque la mente humana tiene un elemento no racional, el inconsciente. Por lo tanto, Freud propuso una serie de técnicas (la hipnosis o la interpretación de los sueños) para llegar a comprender los mecanismos inconscientes que actúan en nuestra mente.

Las reflexiones de Sócrates y Freud nos recuerdan que el cerebro humano continúa siendo un misterio. Es indudable que se conocen muchos aspectos de este órgano, pero todavía seguimos haciéndonos preguntas porque buscamos y necesitamos el autoconocimiento.

Conocer a bien a los otros es inteligente, conocerse bien a sí mismo, es sabiduría”. (Einstein)

El Yo Integral o Bio-Psico-Social

Este esquema no pretende ser científico, ha sido realizado con el deseo de conocer y analizar más fácilmente los componentes del Yo. Esto es, empezaremos a conocer los propios componentes, sus manifestaciones y reacciones, necesidades y habilidades para desarrollarlas y manejarlas.

El Ser biopsicosocial  es el Yo Integral, o sea la reunión de todos sus componentes, lo que eres y tienes para expresarte, que cargados de energía salen o se manifiestan en tus actuaciones.

Un ejemplo sencillo:

Una úlcera se manifiesta físicamente, debiéndose a un mal manejo de las emociones negativas, que a su vez provocan tensión o estrés. Esta tensión lleva a la úlcera; los dolores por ésta causan ansiedad, depresión, irritabilidad y afectan al yo social. Así, las relaciones interpersonales, familiares y de trabajo se deterioran. Todo este proceso se convierte en una barrera para que el yo espiritual manifieste su energía en optimismo, confianza, alegría, fortaleza, paz interna y sabiduría. ¿Te suena?

El Yo Físico, que es el componente que más claramente se ve, es el organismo; necesita atención y cuidados para desarrollar sus capacidades y convertirlas en habilidades. Por ejemplo; si no se ejercita no tiene flexibilidad, si no come no tiene actividad, el contacto con la realidad se obtiene con los 5 sentidos, etc.

El Yo Psíquico, que es el componente interno, se divide en tres para entenderlo mejor: lo emotivo, la mente y el espíritu.

La parte emotiva es la que lleva a la persona a conocerse; es a través de estados de ánimo, sentimientos y emociones, como se da cuenta que existe y como decía un maestro mío: “No es lo mismo tener el sentimiento en las manos, que estar en manos del sentimiento”.

La mente tiene todos los talentos, es necesario desarrollarlos y, más aún, estar conscientes de ellos para poder manejarlos positivamente: Analizar, sintetizar, crear, conceptualizar, memorizar, olvidar, fantasear, imaginar, razonar, etc.

El espíritu es el elemento que busca el significado de nuestra Vida, es el “yo profundo”, el núcleo de identidad, la parte más interna. Se manifiesta a través de lo que se quiere lograr y cómo quiere lograrse. Hablamos de Valores: Comprensión, alegría, bondad, fidelidad, justicia, confianza, compasión, etc.

El Yo Social se manifiesta a través de los papeles que vive cada persona (hermano, pareja, amigo, padre, madre, vecino, alumno, maestro, empleado, jefe, etc.) y es como puede expresarse. Al relacionarse la persona trasciende manifestando sus capacidades: Aprender, compartir, amar, ayudar, respetar, informar, trabajar, etc.

El organismo se mantiene ejercitando sus capacidades para satisfacer necesidades y valores” (Dr. Branden)

Ejemplo: Si sientes odio, lo reconoces y éste te hace sentir mal; utilizas la mente con sus talentos para dejar salir el espíritu que transforma ese odio en compasión por medio de tus capacidades, y ese odio transformado te hará sentir bien y relacionarte adecuadamente. ¿Me explico?

Para terminar, cada uno de los tres componentes del Yo Integral o Biopsicosocial tiene varios elementos a trabajar: Energía, manifestaciones, necesidades y capacidades; con objeto de identificar y/o desarrollar habilidades, que es de lo que se trata finalmente.

Por ejemplo: La parte mente del Yo Psíquico tiene energía cerebral (hemisferio derecho o izquierdo, sistema límbico o cortical), se puede manifestar a través de la percepción o la voluntad, busca cubrir necesidades de estimulo o autocontrol, y puede desarrollar capacidades de conceptualizar o imaginar.

¿Qué herramientas pueden ayudarnos a conocernos un poco más a nosotros mismos?

Tener un diario de emociones. Escuchar nuestras emociones puede darnos muchos detalles sobre nosotros mismos, otras personas o distintas situaciones, se trata de una técnica para facilitar el autoconocimiento. Ser conscientes de nuestro estado emocional, conocer cuáles son las emociones que más se repiten, analizarlas, etc. puede facilitar nuestro autoconocimiento en la vida diaria y también en la laboral.

La línea de la vida. Este ejercicio nos permite crear una línea horizontal que representa a nuestra vida. En esa línea marcamos un punto medio que es el ahora. A partir de este momento comenzaremos a incluir los distintos hitos en nuestra existencia que hayamos vivido en el pasado, de esta forma veremos por escrito todo lo que consideramos relevante en nuestra vida. La segunda parte consiste en cumplimentar parte de nuestro futuro, reflejando nuestros objetivos más inmediatos y más alejados en el tiempo. Una vez finalizada esta línea de vida hemos de reflexionar sobre lo que hemos vivido y sobre cómo nos planteamos alcanzar los objetivos marcados en nuestro futuro.

Quién soy. Este ejercicio nos permite ver por una parte quienes somos en este momento y quienes queremos llegar a ser. Lo más importante es decidir cómo vamos a conseguir llegar a ser las personas que deseamos, cuál es nuestra estrategia al respecto. Realizaremos este ejercicio, por tanto, incluyendo en una hoja quienes somos, en otra quienes queremos llegar a ser, y cómo vamos a hacerlo. Podemos complementar este ejercicio con un feedback por parte de los demás para conocer cómo nos ven otras personas.

Tests online. Puedes utilizar distintos test que tienes a tu disposición de forma online y que te permiten saber más sobre tu personalidad, talento, inteligencia, etc. De esta forma, al conocerte mejor, podrás saber, por ejemplo, cómo venderte en una entrevista de trabajo, resaltando tus puntos fuertes o fortalezas.

Crear tu DAFO personal. Al igual que si analizásemos nuestra posible empresa o idea empresarial, en este análisis vas a poder detectar tus debilidades/amenazas y fortalezas/oportunidades. Para ello has de tener en cuenta que estás valorando tus características tanto internas como externas o de la situación. En el apartado interno, para el que utilizarás una hoja, deberás indicar tus debilidades y fortalezas, lo que consideras que te diferencia y los puntos débiles que tienes. A nivel externo analizaremos las amenazas y oportunidades que pueden perjudicarte o ayudarte en el cumplimiento de tus objetivos.

Todas estas herramientas pueden ayudarte en la difícil andadura de conocerte a ti mismo. Si lo consigues sabrás cómo sacar partido a tus fortalezas y como minimizar tus debilidades. ¿Te atreves?

Con la buena educación es el hombre una criatura mansa y divina, pero sin ella es el más feroz de los animales. La educación y la enseñanza mejoran a los buenos y hacen buenos a los malos” (Platón)

 

Portada_FB

Saludos y Energía Positiva!

¿Te ha gustado? Comparte

¿Quieres recibir más post como este? Suscribete

¿Quieres saber cómo puedo ayudarte? Contacta y hablamos

Anuncios

Autor:

Lcdo. en Psicología (especialidades Clínica y Social), Master en Gestión de Recursos Humanos, Diplomado en Técnica Psicoanalítica, alumno de la Academia de Coaching Estratégico de Tino Fernández. Apasionado por mi trabajo: Ayudar a las personas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s