Publicado en Mis Cosas

¡Que pena y que alegría por tanto que te dí y por tanto que me distes !

Glorieta de Becquer (1).JPG

Hola amigo!

No me digas que no has tenido decepciones en tus relaciones personales o profesionales. Ese amigo que no estuvo a la altura esperada en un momento determinado, y aquel jefe o compañero que no supo entender tu momento personal para explicar tu rendimiento, por no hablar de ese ser muy querido de tu familia que simplemente está ausente en tus momentos más críticos.

Así son las cosas! Depositamos expectativas en los demás y los demás no siempre las satisfacen según esperábamos. Esto nos hace sufrir o nos hace reaccionar? Esa es la clave!

Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va,
Y va dejando una huella que no se puede borrar.

Esto decía una conocida letra de una canción por sevillanas muy popular en Sevilla y que siempre me ha marcado por diversas experiencias. Hoy quiero compartirlas contigo!

Todos iniciamos relaciones de todo tipo, siempre esperanzados en que serán genuínas y enriquecedoras, en principio recelosos y a continuación abiertos y dispuestos; pero no siempre esas relaciones dan los frutos deseados. No siempre van las cosas como nos gustaría que hubiesen ido. Eso es así!

Las amistades, no obstante, tienen diferentes grados de compenetración. Desde los amigos con quienes sentimos relaciones más lejanas, hasta aquellos con quienes el trato es tan estrecho que los consideramos “mejores amigos”, otorgándole a la amistad un grado de superioridad sobre las otras.

La amistad no solamente surge con quienes tenemos más afinidades en cuanto a gustos e intereses, o con quienes tenemos más parecido, sino que puede aparecer entre personas muy dispares. De hecho, a veces ese es un factor que fortalece la amistad, pues una buena amistad complementa y enriquece a la persona, no solo en el intercambio de ideas, información y sentimientos, sino también en el hecho de compartir los buenos y malos momentos de la vida.

Siempre se ha dicho “quien tiene un amigo tiene un tesoro”, y es cierto. Los que tenemos la inmensa fortuna de disfrutar de nuestros amigos somos inmensamente ricos, porque la amistad sincera es una de las cosas mas lindas que existen.

Los amigos de verdad lo dan todo de forma desinteresada, sin preguntar, sin exigir. Están ahí siempre que los necesitamos ofreciéndonos un abrazo, enjugando nuestras lagrimas, compartiendo nuestras tristezas, nuestros fracasos y celebrando con nosotros nuestros triunfos y alegrías.

En ocasiones puede pasar tiempo sin que hablemos o mantengamos una reunión pero sabemos que ellos están ahí, que la amistad y el cariño perduran.

La amistad es la “familia” con la que elegimos compartir todos los momentos de la vida y que pase el tiempo que pase está a sólo una llamada de teléfono.

En la escultura de la Glorieta de Bécquer, en el Parque de María Luisa de Sevilla, quieren reflejar tres momentos amororosos: El pasado, el presente y el futuro. Para la amistad, creo que es igual o parecido; las hay del pasado, del presente y del futuro.

Las amistades del pasado te llenan de nostalgia, de momentos compartidos inolvidables, de satisfacciones  y desencuentros. Se fueron, si; pero siempre estarán ahí. Vuelvan o no vuelvan, ya forman parte de tu historía personal; de la que recuerdas y transmites a otros con anecdotas y chascarrillos. Estuvieron por algo, en un momento, y algo aportaron! Quédate con eso…

Las amistades del presente son siempre una apuesta, una ilusión y una incertidumbre, disfrutas de ellas y también piensas cuánto van a durar. Pero son el momento vivido y compartido, no hay nada igual! Lo que sea, Dios dirá. Quédate con eso…

Bueno y qué me dices de las amistades del futuro? Esos amigos que todavía no son, pero que pueden ser. Conocidos que prometen, que parecen poder aportar y a los que parece que tú puedes aportar algo, a los que les otorgas un margen de confianza y ellos te lo otrorgan a ti. Es un juego de seducción maravilloso y esperanzado. Me quedo con eso!

Leyenda del verdadero Amigo

Dice una linda leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

  • Hoy, mi mejor amigo me pego una bofetada en el rostro.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse.
El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

  • Hoy, mi mejor amigo me salvo la vida.

Intrigado, el amigo preguntó:

  • ¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió:

Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

update-1672356_640

En ocasiones, las personas no valoran lo que tienen hasta que lo han perdido, especialmente, en el caso de las relaciones personales. Existen personas que se dan cuenta de cuánto echan de menos a una amistad, una vez que ya se han distanciado de ella. El problema de perder a un gran amigo es que no siempre es posible volver a recuperarlo igual que sucede en una ruptura de pareja. Por esta razón, conviene pensar en presente, alimentar el cariño con frecuencia y dar espacio a ese gran amigo en tu vida.

1. En primer lugar, para cuidar una buena relación de amistad tienes que dedicarle tiempo. Si por norma tu amigo se siente desplazado por temas de trabajo o cree que le dejas en un segundo plano respecto de otros conocidos, entonces, puede que se distancie.

2. Para cultivar la amistad con un buen amigo tienes que practicar la tolerancia y el respeto fruto de la escucha activa. Es decir, comprende que tu amigo no es igual que tú en todo, por tanto, piensa diferente, tiene su propio criterio y libertad para tomar decisiones que puede que tú no compartas. Pero como amigo, tienes que apoyarle siempre que no se trate de un tema que afecte contra tu bienestar.

3. Si una persona significa mucho para ti por todo lo que aporta en tu vida entonces díselo sin esperar a que surja un mal momento en el que necesites su apoyo. Los bonito de la amistad verdadera es también, poder disfrutar con ese amigo de celebraciones, ilusiones y alegrías.

4. Para cultivar la amistad verdadera tienes que ser generoso, aprender a ceder y no querer tener siempre la razón en todo. De hecho, en más de una ocasión, tendrás que dejar el orgullo de lado para pedir perdón en busca de una reconciliación.

5. La amistad verdadera requiere de la prudencia necesaria para pasar página a tiempo ante un conflicto porque lo bueno pesa más en la balanza que lo negativo.

6. El contacto físico también es una muestra de afecto muy positiva en la amistad como bien muestra el poder de un abrazo que es una forma de brindar apoyo emocional a un amigo que sufre.

7. La amistad verdadera requiere de la confidencialidad por ambas partes para no divulgar los asuntos del amigo ante otros conocidos.

Finalmente, la mejor declaración de “amigos para siempre” que conozco. A tu salud!

Portada_FB

Saludos y Energía Positiva!

¿Te ha gustado? Comparte

¿Quieres recibir más post como este? Suscribete

¿Quieres saber cómo puedo ayudarte profesionalmente? Contacta y hablamos

Anuncios

Autor:

Lcdo. en Filosofía y Ciencias de la Educación-Sección Psicología (especialidades Clínica y Social), Master en Gestión de Recursos Humanos, Diplomado en Test de Rorschach, Consultor, formador y coacher para el Desarrollo Personal y/o Profesional: Enfoque desde la Psicología Sistémica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s