Publicado en Psicología Individual

Tu Diálogo Interno ¿es con tu amigo o con tu enemigo?

face-65058_640
Diálogo Interno

Hoy es un día feliz…y productivo! Llevo varios días dando vueltas a mi posible aportación a la pregunta que te planteo en el título y que, claro está, me planteo a mí mismo. ¿Recuerdas los Payasos de la Tele? Milíki le preguntaba a Fofó (¿o era al revés?): “¿Estás contento contigo mismo?

Y esa es mi intención, responder a la pregunta del payaso, cuando dos excelentes profesionales y compañeros me han ayudado a dar la respuesta. Quiero decir; cuando alguien dice mejor que tú lo que tú querías decir, habla sólo para mejorarlo…Pues eso, día feliz y productivo!

Muy interesante el aporte de José Ignacio Azkue

Extracto de su post: Tu diálogo interno condiciona tus resultados

Nuestras creencias conforman la visión a través de la cual percibimos lo que nos rodea. Esto nos lleva a que nuestros pensamientos, las conclusiones que saquemos a través de ellos, y la forma en la que dialoguemos con nosotros mismos, nos pueden llevar por el camino del éxito o al del fracaso. Todo depende de cómo sea nuestro diálogo interno, y éste sólo depende de cada cual.

La conexión que se da entre las palabras, las emociones y las acciones es evidente. Nuestros pensamientos dan sentido y forma a todo lo que ocurre a nuestro alrededor de forma que los traducimos, los expresamos e interpretamos mediante la palabra.

Todos llevamos puestas “unas gafas con las que vemos nuestra vida”. Esta forma de ver, estos cristales, están conformados en base a nuestras experiencias, nuestras creencias y nuestras convicciones.

Y, seamos conscientes o no, se alojan en lo más profundo de nuestra personalidad y en la forma de ser de cada persona. Esto nos conduce a que el diálogo que constantemente mantenemos con nosotros mismos influya de manera decisiva, con toda la carga de profundidad e importancia que pueda tener este hecho, en las acciones que llevamos a cabo y que nos conducen por la vereda de la vida.

Por supuesto, este trabajo de constante introspección nos va a acarrear un esfuerzo hasta que cambiemos la forma de llevar nuestro dialogo interno. La cuestión a dilucidar es si queremos llegar a ser creadores y dueños de nuestra realidad y de nuestro destino o, por el contrario, nos conformamos con lo que pensamos que puedes ser irremediable. Cada cual deberá elegir su forma y manera de hablar consigo mismo.

Mi comentario a su post: El proceso d Auto-Regulación, previsto en el modelo de Inteligencia Emocional para gestionar el dialogo con los otros, también puede ser muy beneficioso si lo aplicamos para gestionar nuestros diálogos internos.

Muy oportuno el aporte de Concha Zancada

Extracto de su post: Durmiendo con tu enemigo

Entre los estudiosos del tema se encuentra John Gottman, profesor emérito de psicología de la Universidad de Washington. Destacan  sus trabajos sobre análisis de las relaciones, prevención de comportamientos,  conciliación después de un enfado,… Según él  hay cuatro características que pueden predecir separaciones: Ponerse a la defensiva. Indiferencia. Crítica destructiva y Desprecio.

Hay alguien que siempre permanecerá a tu lado y nunca te va a abandonar. Ese eres tú,  pero en ocasiones parece que “dormimos con nuestro enemigo”. ¿Podríamos aplicar estos parámetros a nuestra propia vida?

En múltiples ocasiones te he recordado que el lenguaje no es inocente y según lo emplees tendrás un diferente impacto. Gottman dice que para que una relación sea estable debe haber cinco interacciones positivas por cada una negativa, así que te invito a reflexionar.

Mi comentario a su post: Hay cuatro conductas que pueden predecir separaciones: Ponerse a la defensiva, Indiferencia, Crítica destructiva y Desprecio. Pero en ocasiones parece que “dormimos con nuestro enemigo”. ¿Podríamos aplicar estos parámetros a nuestra propia vida?

update-1672356_640

Efectivamente, ese es el tema! El tema de hoy es impactante para muchos, sobre todo porque la mayor parte del tiempo pasa por desapercibido. Estoy hablando del Diálogo Interno. ¿Has oído hablar sobre el tema?

Bien, el Diálogo interno no es más que las conversaciones que tenemos con nosotros mismos en todo momento, aquella vocecita mental con la que siempre estamos interactuando, incluso como si fuese con otra persona.

En todo momento estamos pensando y dialogando sobre lo que hacemos y muchas otras cosas, por lo que este diálogo incesante debería tener un gran impacto en nuestras vidas, y de hecho lo tiene.

Todos tenemos un constante diálogo interno entre nuestro consciente y subconsciente que nunca se detiene. Hablamos con nosotros mismos aproximadamente catorce horas al día, mientras conducimos el automóvil, cuando estamos trabajando, comiendo, hablando, escuchando o inclusive durmiendo, lo cual es una forma de programar nuestra mente. Pero, sorprendentemente, varias investigaciones han demostrado que más del 80% de este diálogo interno de la mayoría de las personas es negativo, pesimista y contraproducente. Parece que no exista un “Pepito Grillo” en positivo!

En realidad dentro de ti viven muchos personajes, algunos de ellos los reconoces y son aquellos con los que te identificas. Otros no, son lo que Carl Jung llamaría “tu sombra”, es decir eso que tú también eres y que sin embargo no eres capaz de ver. Cómo estamos peleados con nuestra sombra, con esas cualidades de nosotros mismos que  nos negamos a reconocer que tenemos, la sombra aparece por cualquier lugar, y una de sus manifestaciones es el diálogo interno. La sombra se dedica a criticar todas aquellas partes de ti que no te gustan: Ser un desastre, un holgazán, tímido…. y todo el etcétera de partes de ti mismo con las que todavía no te has reconciliado.

La buena noticia es que todo esto puede cambiar si usamos nuestro diálogo interno de forma positiva para beneficiar ampliamente nuestras vidas.

Algunas ideas para cambiar tu diálogo interno negativo:

  • Se sincero contigo mismo. Mírate al espejo y di lo que tengas que decir acerca de ti mismo.
  • Trata de mantenerte positivo haciendo cosas que te mantengan positivo, por ejemplo, escucha la música que te gusta y disfruta.
  • No te sientes a pensar en lo negativo, haz algo diferente, ve una película, sal a caminar, habla con alguien positivo, etc.
  • Acepta lo bueno que los demás dicen de tí. Simplemente di gracias, no te justifiques ni des explicaciones.
  • El tono de voz con el que te hablas se puede cambiar. Una vez seas consciente de tus propios pensamientos hacia ti mismo, cambia el tono de voz crítico y autoritario por un tono más sereno, dulce y positivo.

La opción es tuya, se consciente y actúa en el momento presente. Busca rodearte de gente positiva que te apoye y resalte tus cosas buenas. Aumenta tu autoestima cambiando tu diálogo interno negativo.

Espero que puedas encontrar dentro de ti a ese gran amigo que todos merecemos tener. Aquí te dejo un tema de Presuntos Implicados para que disfrutes pensando en ello!

Portada_FB

Saludos y Energía Positiva!

¿Te ha gustado? Comparte

¿Quieres recibir más post como este? Suscribete

¿Quieres mejorar tus Diálogos Internos? Contacta y hablamos

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor:

Lcdo. en Filosofía y Ciencias de la Educación-Sección Psicología (especialidades Clínica y Social), Master en Gestión de Recursos Humanos, Diplomado en Test de Rorschach, Consultor, formador y coacher para el Desarrollo Personal y/o Profesional: Enfoque desde la Psicología Sistémica.

Un comentario sobre “Tu Diálogo Interno ¿es con tu amigo o con tu enemigo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s